Escriba el tema que desea buscar en este blog

Cargando...

miércoles, 14 de marzo de 2012

Jóvenes latinos carecen de habilidades “blandas” al salir del colegio

Trabajar en equipo y ser proactivo son destrezas que están teniendo un mayor peso en el currículum de los estudiantes recién graduados del colegio que lo aprendido en matemáticas o español. Sin embargo, la educación púbilca de América Latina no necesariamente responde a esta necesidad del mercado.
Así lo indicó el estudio “Desconectados: habilidades, educación y empleo en América Latina”, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID); y confirmado en una serie de consultas hechas por El Financiero a las firmas Deloitte, PricewaterhouseCoopers y Manpower.
El documento del BID analiza el estado de la educación en América Latina con el propósito de determinar si la oferta educativa está respondiendo o no a la demanda del mercado laboral en términos de las competencias y destrezas que se espera tengan los jóvenes.
Las habilidades cognitivas son aquellas correlacionadas con el coeficiente intelectual y las del conocimiento. Entre tanto, por habilidades socioemocionales se entienden aquellas que pertenecen al área del comportamiento o que surgen de los rasgos de la personalidad y que usualmente se consideran “blandas”.
De acuerdo con los resultados, el joven latinoamericano promedio no cuenta con las capacidades mínimas para resolver problemas básicos de la vida real.
Además, el panorama empeora al entrar al mercado laboral, pues al indagar sobre la valoración que los empleadores otorgan a los diferentes tipos de habilidades, las firmas reportan valorar las socioemocionales en mayor medida que las de conocimiento o las específicas a su sector. De hecho, el puntaje asignado a las primeras es casi el doble del de las segundas.
Los empresarios encuestados señalan que tienen dificultades para encontrarlas en los jóvenes egresados de la enseñanza secundaria.
Se buscan líderes proactivos
El estudio del BID se basa en dos grandes encuestas realizadas en Argentina, Brasil y Chile. No obstante, las solicitudes del mercado laboral son las mismas en Costa Rica.
Cada vez las competencias juegan un rol más relevante en la selección. Incluso en algunos casos podría llegar a ser un criterio de evaluación más fuerte que la experiencia o la preparación académica, especialmente si dicha competencia es difícil de encontrar, explicó Paula Leñero, gerente de Consultoría de Deloitte.
Entre las competencias socioemocionales más buscadas están capacidad de adaptación, flexibilidad, innovación, trabajo en equipo, organización, capacidad de análisis y liderazgo.
María Lourdes Alfaro, asesora de PricewaterhouseCoopers, agregó que las actividades extracurriculares también son muy relevantes ya que lo orientan sobre los intereses de las personas y la congruencia entre lo que dice y hace.
Son precisamente estas actividades las que ayudan a identificar competencias cuando la persona no tiene experiencia laboral o académica, como los jóvenes recién salidos del colegio, comentó Julio Méndez, gerente de Costa Rica Manpower.
Costa Rica en camino
En cuanto a la necesaria formación en los colegios que señala el estudio del BID, Costa Rica aún no tiene resultados comparables con los datos del Banco, pero sí varios programas pilotos implementados hace algunos años.
Uno de ellos es “Ética, estética y ciudadanía”, una reforma curricular que cubre las asignaturas de Educación Cívica, Educación Musical, Educación Artística, Educación Física y Educación para la Vida Cotidiana (antes Educación para el Hogar).
Leonardo Garnier, ministro de Educación, explicó que todos estos cursos han desarrollado instrumentos de evaluación renovados, como los recientes exámenes de bachillerato de Educación Cívica.
Además, a nivel latinoamericano Costa Rica es el único país que forma parte del programa “Evaluación de las Competencias del Siglo XXI”, junto con Estados Unidos, Singapur, Finlandia, Holanda, Inglaterra.
Su objetivo es precisamente identificar las mejores formas de educar en las destrezas del siglo XXI, incluyendo en especial estas destrezas no académicas, y cómo evaluarlas mediante pruebas basadas en las tecnologías digitales.
En el 2011 participaron 16 centros educativos del área metropolitana.
Fuente

Entradas (Spots) del Blog