miércoles, 28 de marzo de 2012

Un aumento de sequías es más probable en Brasil que en el resto de Sudamérica

La probabilidad de que las sequías aumenten en el noreste de Brasil es mediana, mientras que es baja en el resto de zonas de Sudamérica, según la versión completa publicada hoy del último informe del mayor grupo de expertos de la ONU en cambio climático.
El mismo nivel de probabilidad que hay en la evolución de los periodos secos en Brasil -en intensidad y duración- se presenta en cambio en otras regiones más lejanas, como Europa meridional y central, la región mediterránea, Centroamérica, México, el centro de Norteamérica y el sur de África.
El documento del Grupo Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático (IPCC, siglas en inglés), presentado hoy por teleconferencia, sostiene que puede esperarse, con más certeza, un "incremento en la duración y número de periodos cálidos o de olas de calor en varias regiones del planeta".
La mayor probabilidad se pronostica para el sur de Europa y la zona mediterránea, y es menos probable en el norte y centro de Europa.
También se anticipa una mayor frecuencia de fuertes precipitaciones o un aumento de la proporción de éstas con respecto a las lluvias totales, "en particular en latitudes elevadas y regiones tropicales, así como en latitudes medias del hemisferio norte en invierno".
Los científicos han evaluado también que las lluvias aumentarían en África oriental, mientras que es posible que haya pocos cambios con respecto a la situación actual en el sur de África y el Sahara.
Lo que tienen en común todos esos casos es que, aunque los factores de riesgo medioambientales y sociales de los desastres varían de región en región, muchas de las estrategias que resultarían efectivas para enfrentar episodios meteorológicos graves son similares.
En ese sentido, el IPCC indica que si bien muchos desastres son provocados por fenómenos meteorológicos extremos, esto no es cierto en todos los casos.
En muchos de ellos, un episodio potencialmente desastroso podría ser superado sin excesivos daños económicos o víctimas si no fuese por la vulnerabilidad en la que viven millones de personas en numerosos países.
Las pruebas son contundentes y aunque existen los conocimientos suficientes para tomar buenas decisiones sobre la gestión de riesgos, el informe recalca que "muchas veces no se aprovecha" la información disponible.
Más

Escriba el tema que desea buscar en este blog

Cargando...